03-3_laxaristo_otras-recomendaciones.jpg

 
Si sufres estreñimiento ocasional, es importante mantener unos hábitos de vida saludables, tu cuerpo será capaz de recuperar el ritmo normal en unos cuantos días. Si sientes que necesitas ayuda para recuperar el tiempo normal de tránsito intestinal, Laxaristo® proporciona alivio suave y eficaz gracias a sus componentes naturales.

 
 

Ejercicios respiratorios

03-3-1_laxaristo_respiracion.jpg

Los ejercicios respiratorios sirven para ayudar a relajarse y combatir el estreñimiento, debido a que el estrés es una de las principales causas del mismo.

Estos ejercicios consisten en realizar inspiraciones profundas. Primero hay que ponerse cómodos, concentrarse y comenzar a inhalar aire de forma lenta y continua hasta llenar los pulmones, notando a la vez como el abdomen se va hinchando. Cuando los pulmones llegan a su capacidad máxima, se procede a exhalar el aire tranquilamente, a la vez que se vacía el abdomen. Se repetirá este procedimiento varias veces durante dos minutos.


Posición de cuclillas

 
03-3-2_laxaristo_cuclillas.jpg

Simplemente con utilizar una buena posición en el inodoro, se puede facilitar la defecación.

La posición consiste en sentarse en el retrete con las rodillas flexionadas, debiendo quedar situadas por encima del nivel de las caderas. Para conseguir esta postura, se puede utilizar cualquier objeto que sirva como elevador para colocar los pies encima como un taburete.

Con esta posición se facilita el descenso de las heces a través del recto, y así la fuerza que se debe ejercer para su expulsión será menor evitando la aparición de complicaciones asociadas al estreñimiento como las hemorroides.


 

Crear un hábito regular

03-3-3_laxaristo_habitos.jpg

Intentar evacuar siempre a la misma hora y relajado para crear un hábito regular de la función intestinal.

El mejor momento es tras las comidas y al levantarse por las mañanas, porque es cuando se producen los mayores movimientos intestinales.

Por este mismo motivo es importante realizar todas las comidas diarias, favoreciendo así los movimientos intestinales.